Los cuentos de los hermanos Grimm han sido muy populares desde sus orígenes. Este par de hermanos alemanes, nacidos en el siglo XVIII, se dedicó al estudio de la lengua alemana y del folklore de este país. Para ello recorrieron su país y fueron recogiendo historias que los lugareños les iban contando. Después decidieron escribirlas y compilarlas en un libro de cuentos que actualmente ha sido inscrito en el registro "Memoria del Mundo de la UNESCO" por ser la primera recopilación sistemática y científica de la tradición de leyendas europeas y orientales. De este modo, hicieron famosas diferentes historias como "Hansel y Gretel", "Blancanieves", , "Juan Sin Miedo", "El sastrecillo valiente", "El lobo y los siete cabritos", "Los cuatro músicos de Bremen", "Pulgarcito", entre otras. El cine de animación ha aprovechado la fama de estos cuentos para adaptar al cine algunas de estas historias de los hermanos Grimm; de esta manera, Walt Disney produjo en 1937 la película "Blancanieves y los siete enanitos", y en 1950 "La Cenicienta". "Los 4 músicos de Bremen" también se adaptó a la pantalla. En este caso con un presupuesto menor porque se trataba de una adaptación de la serie de televisión que había dado a conocer este cuento en nuestro país. Esta serie de televisión tuvo bastante éxito en España, aunque creo que muchos de sus espectadores desconocían que ésta estuviera basada en un cuento.
Muchas otras versiones cinematográficas y de animación han quedado en el olvido ya por su antigüedad o por su baja calidad. Sin embargo, la memoria de estos hermanos sigue presente hoy en día. Una prueba de ello es la película que se rodó el año pasado (2005) sobre la vida de estos escritores, y que contaba entre sus protagonsitas con Matt Damon y Heath Ledger. Su título es "Los hermanos Grimm". ¡Parece que tenemos Hermanos Grimm para rato!